Páginas vistas en total

Follow by Email

lunes, 13 de junio de 2011

El caos de la paleoantropología

“El caos de la paleoantropología”


Existen tres tipos de humanos en relación con la ciencia de la evolución humana: 1) los científicos y profesionales; 2) los aficionados (entre los que me incluyo); 3) la tropa que escucha a los anteriores (también me incluyo). Cuando como aficionado estudié la evolución humana por segunda vez (la primera fue para aprobar) lo hice solo por saber más y, por tanto, con sentido crítico, lo que resulta esencial para poder ver sin presiones. Y lo que ví no se parecía en nada a lo que me contaban. Más bien ví lo contrario: involución por todos lados. El neandertal parecía derivar del cromañón; gorilas y chimpancés de los antiguos homínidos africanos (los famosos australopitecus); estos últimos de parientes mucho más evolucionados (huellas de Laetoli, totalmente “humanas” de 3,6 millones de años); muchos fósiles de Homo erectus parecían derivar de especies más progresivas, etc. Lo curioso es que así parecía encajar todo, pero a los del grupo 1 les parecían blasfemias y la “evolución regresiva” (como todo lo que se sale de guión) ni se considera.

Y así nos va. Todavía estoy esperando una explicación para el pigmeo hombre de Flores, aparecido en el sudeste asiático, una clara regresión del Homo sapiens, del que solo se oye decir que es una “especialización singular” de los antiguos homínidos asiáticos. Y como esa, docenas: 1) mientras que la separación entre los chimpancés y los humanos se fechaba hace poco en 20 millones de años, ahora hay que ponerla en 6 millones de años (ahí al lado); 2) la nimia secuencia evolutiva que nos quedaba (H. habilis, H. erectus, H. sapiens) también hace agua ya que se han encontrado fósiles que parecen negar que Homo erectus derive de Homo habilis, etc, etc. Pero, vayamos al grano, es decir a la supuesta hibridación entre el neandertal y el Homo sapiens que se acaba de descubrir. En mis primeros estudios todo estaba claro: el sapiens descendía del neandertal y además eran una misma especie con dos variantes. Luego, se fue descubriendo que no, que el neandertal de toda la vida (el de los últimos 60.000 años) descendería de otro pariente aun más corpulento, habiéndose separado de la línea que conduciría al Homo sapiens hace unos 600.000 años. Con todos esos años separados, pocos pensaban que podrían cruzarse, aun a pesar de haber encontrado fósiles con signos de hibridación. Pues ahora marcha atrás de nuevo. Que sí. Que se cruzaban, aunque fuese poco y a escondidas. Y claro, a mi, como aficionado que soy, me vuelven loco. No se si los fósiles, si el ADN o los del grupo 1, pero alguien tiene que pagarlo. Hasta la biología se me desmorona porque yo pensaba que las especies lo son porque no pueden producir híbridos fértiles con otras especies. Pero en fin, parece que, después de todo, podríamos ser subespecies de una misma especie, y no solo eso, sino que el veterano paleontólogo Emiliano Aguirre insinúa que podrían serlo todos los homínidos de los últimos 2 millones de años, incluido el famoso “hombre antecesor” de Atapuerca. Ala venga, todos Homo sapiens, total que más da uno más o menos... y así se eliminan de un plumazo todos esos engorrosos, atípicos y molestos fósiles que no encajan en ningún lado y que rápidamente pasan al olvido para que nuestro querido árbol genealógico continúe impoluto.

El problema para mi, como para muchos, es que el hombre de verdad, el inteligente, el de la conciencia reflexiva, el único que abandonó claramente la conducta del mono de dos patas, solo es el hombre artista, el hombre de cromañón que dejó muestras de arte, de pinturas, de esculturas y muchas otras, por el centro y oeste de Europa. Unas conchas pueden aparecer perforadas por algún fenómeno o por aprendizaje instintivo, pero un bisonte en una cueva no aparece por algún azar climático o por comportamiento instintivo. Y, sintiéndolo mucho, el artista de verdad apareció en Europa hace tan solo unos 45.000 años y apareció de repente, sin dejar ni rastro en ninguna otra parte (los supuestos antecesores africanos ni son cromañones ni son artistas profesionales). Por lo tanto las preguntas se hacen ya interminables: ¿habría cruzamiento también entre todas las antiguas especies africanas?, ¿serán todas entonces una misma especie?, ¿quedará el árbol genealógico reducido a una simple caña de bambú?, ¿por qué ese empeño en que siempre estamos saliendo de África, cuando parece que allá siempre fuimos a extinguirnos?, ¿dónde están los restos artísticos en África o las herramientas propias del cromañón?, ¿por qué la supuesta hibridación sapiens-neandertal tuvo lugar solo en una pequeña zona de eurasia?, ¿ y por qué sólo en un pequeño momento del tiempo y no durante todos los miles de años que convivieron?, ¿y por qué neandertal se parece por igual a europeos y a asiáticos si con estos últimos apenas convivió?, ¿y por qué los actuales africanos no tienen genes neandertales... acaso una vez cruzados en eurasia no volvieron nunca más a África?, ¿por qué aparece a la vez la anatomía cromañón y la conciencia reflexiva?, ¿dónde está realmente el lugar donde evolucionó cromañón?, ¿y qué hay del nuevo homínido que parece que habitó en Siberia hace unos 50.000 años?, ¿por qué su ADN no se parece ni a sapiens ni a neandertal?, ¿por qué, no obstante, está más emparentado con sapiens, cuando su ancestro podría tener hasta un millón de años?, ¿acaso puede ser ahí donde estaba, en algún frío y desconocido lugar del hemisferio norte, nuestro real y remoto antecesor?, ¿no será el frío el detonante para dar lugar a la conciencia reflexiva, más que las cálidas regiones africanas?; ¿podría apuntar a esto la flamante nueva “venus” de Hohle Fels, de 40.000 años de antiguedad (la escultura más antigua hasta la fecha), descubierta en una cueva de Alemania?.

Estamos casi sin presente y apenas sin futuro. Si también nos quedamos sin pasado no se que va a ser de nosotros. Queridos paleontólogos, su ciencia se está desmoronando y no se a qué están esperando para organizar un macro-congreso internacional pero no para exponer sus avances sino para exponer e inventariar todos los “retrocesos” que han venido apareciendo, que cada vez son más. Aprovechen el flamante CENIEH. Deben criticarse, cuestionarse, descuartizarse, podar el árbol, por supuesto, y hacer un congreso pero no para ustedes sino para todos nosotros los del grupo 2 y 3, pues estamos deseando escucharles. Y les aseguro que pondremos mucha atención.

Oviedo, a 9 de agosto de 2010

Juan Luis Doménech Quesada

3 comentarios:

  1. Quienes se interesen por el tema deben estudiar el texto " El origen remoto del Homo Sapiens" : una teoría alternativa de la evolución humana" de doctor Juan Luis Domenech Quesada, sin duda un hereje ilustre .Hay sólida documentación y respaldo para demostrar que no derivamos de ninguno de los candidatos : ni del neardenthal , ni del erectus , ni del habilis,etc y que somos probablemente anteriores a todos ellos es decir, mucho más antiguos.
    !Qué interesante debate!. Pero cuidado con la indignación de la ortodoxia, porque los dogmas no se discuten.
    Gonzalo

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante resumen. La conciencia humana parece que no ve en los fósiles sino en sus obras, habría que mirar las grandes ruinas descubiertas, no descubiertas y algunas ocultas para lograr una mejor entendimiento y atisbar el inicio del conocimiento.

    ResponderEliminar
  3. Este es otro tema bien apasionante. Hay evidencias de civilizaciones muy antiguas y esto no encaja con la historia oficial. Como decían los autores del Retorno de los Brujos, "la ciencia es una conspiración ". Los hechos incómodos simplemente son ignorados. Esto será materia de otras entradas , hay buena información en internet.

    ResponderEliminar