Páginas vistas en total

Follow by Email

domingo, 7 de agosto de 2016

LA  LOCURA     DE  LOS  SABIOS

Vivo y muerto al  mismo  tiempo 
Gonzalo   Echeverri  Uruburu  
gonech@hotmail.com

Siempre  se ha  dicho que los sabios  son muy despistados y no menos excéntricos. Se  cuenta que Arquímedes, emocionado al descubrir la ley de los cuerpos flotantes, salió  gritando por la calle completamente desnudo para  celebrarlo. El gran Leonardo de Vinci,  tan amante de la naturaleza, no se bañaba jamás; Newton hacía pompas de jabón en plena  calle para  estudiar los efectos de la luz, y  daba  mucha  más  importancia y dedicaba  más tiempo a sus estudios esotéricos   y   alquímicos  sobre  el “ elixir de larga vida” y la “ piedra  filosofal “ y  a abstrusas  especulaciones teológicas que a sus trascendentales investigaciones sobre las leyes de la gravitación universal. Y  ya  más próximo a nuestra  época ,Edison  se empeñó  en  construir  un  aparato para  comunicarse  con los muertos, Tesla  creía  recibir  mensajes de  seres  extraterrestres , Dirac  no  quería  recibir  el  Premio  Nobel para  evitar  publicidad , y  lo que ya  es el colmo, Einstein, solicitó  se le rebajara su sueldo por considerarlo excesivo.
     
     Pero las  extravagancias de los sabios  no  se reflejaron  en sus teorías, ceñidas  en general, a la más  estricta  racionalidad .Fueron  ellos quienes, con su apego a los hechos y a la razón, crearon  el mundo moderno desterrando cualquier concepción mítica, cualquier especulación infundada o basada  exclusivamente en  experiencias subjetivas, arbitrarias  y sin pruebas. Rigor, objetividad y  lógica  fueron sus poderosas  herramientas.
    
     A  fines  del  siglo XIX, el mundo racional concebido por la física, vanguardia de todas las ciencias, alcanzaba su plena madurez .Casi en forma  unánime  los físicos  declaraban que ya se conocían las principales  leyes de la naturaleza y que solo faltaba aclarar algunos pocos puntos o detalles. Von Jolly, venerado maestro de  Max Planck, casi desanima a su discípulo al mostrarle una ciencia en la que poco faltaba por descubrir y que estaba  a punto de alcanzar la perfección de la geometría. La física- paradigma de todo saber-  mostraba  definitivamente al mundo como una realidad material regida por leyes  mecánicas  inexorables. Un mundo ordenado, continuo, racional, sin sobresaltos,  acorde  con nuestro sentido común y también, por todo ello, más bien aburrido.

Anarquía  creativa

Pero  a  partir  de  1895 este cuadro  tranquilo comienza inesperadamente  a perturbarse. Hay nuevos  hechos que sencillamente, no encajan. Los  rayos X, la radioactividad y el  electrón hacen sospechar  cosas inquietantes. Planck  abre  el nuevo siglo contradiciendo  en forma flagrante el principio  según el cual la naturaleza no da saltos, pues logra demostrar que la energía  se emite y se absorbe  en forma discontinua por “ granos” ( los cuantos ), rara conclusión  a la que llegó según sus palabras “  en un acto de desespero” y en la cual ni él mismo creyó firmemente al principio y que sólo Einstein validará  años  después. Por su parte  este último, con su famosa Teoría  de la Relatividad, postuló que  el tiempo no es absoluto, ni tampoco  el espacio, como creían casi todos los  físicos, pues  según  dicha  fantástica  teoría cada observador  lleva consigo su tiempo y espacios propios, de modo que para un observador  dos  acontecimientos  son simultáneos, pero para  otro  son sucesivos. Todas las mediciones que implican espacio y tiempo son relativas al estado de movimiento del observador y  toda la estructura del espacio- tiempo- está ligada inextricablemente a la distribución de la materia, que es una monstruosa concentración de energía .La  gravitación  no  es una fuerza, sino una propiedad del espacio que afecta al tiempo. La materia modifica  la estructura del espacio y  la modificación de la estructura del espacio crea materia. El espacio  está  curvado en grados diferentes y el tiempo fluye  de diferentes maneras en diversas partes  del universo .Einstein era  consciente de lo raras  de estas concepciones  y por ello poco antes de su presentación ante la Academia Prusiana de Ciencias de Berlín en 1917, escribió a un amigo : “ He perpetrado una vez más algunas cosas sobre la teoría de la gravitación que me exponen a ser recluido en un manicomio “ y  su amigo Max Planck le había  dicho que “ nadie  le creería .“Para llegar a tan  extraordinarias  conclusiones  el  genio alemán, debió  tener en cuenta las matemáticas  de  Riemann según la cuales  la geometría de Euclides era en cierto sentido  errónea  a  pesar  de haber sido aceptada casi como un dogma  por  más de  2.300  años ; además ,partió de  un postulado que “ parece una broma colosal de la naturaleza” ,según el físico Michio Kaku : que la velocidad de la luz es siempre la misma sea que la midamos desde un punto en reposo o  en movimiento. Difícilmente podría creerse que tan  revolucionarias  ideas fueron  planteadas a partir de los  26  años por un joven que  fue un estudiante mediocre que  parecía siempre distraído y de quien hasta sus padres habían pensado que  era retrasado  mental, pues   tardó demasiado en hablar  normalmente .

      Por  aquella  misma  época  los  físicos  , entre los cuales  sobresalía  Ernest  Rutherford  se  afanaban  por descifrar  los  misterios de la materia  mediante  experimentos novedosos, siendo este científico  un  brillante  experimentador que  aseguraba tener  mejores  resultados cuando  maldecía  y  renegaba  . Y  lo  demostró  con  hallazgos  impresionantes  y novedades  heréticas  :  con sus experimentos  dio al traste con uno de los dogmas  científicos  fundamentales  de su época: el de la indivisibilidad del átomo, con lo cual alcanzó  en  1919 la anhelada  meta de los alquimistas de trasmutar  la materia, pues logró convertir el  nitrógeno  en oxígeno. Demostró además, que los átomos consisten casi por completo en espacio vacío en lo que a la distribución de la masa  ser refiere. Más  tarde Dempster fabricaría  oro a partir del mercurio, precisamente  el mismo elemento que los alquimistas manipulaban con idéntico propósito y que-dicho sea de paso-causó la muerte por intoxicación de muchos de ellos.
    
     Con los nuevos hallazgos y formulaciones de la física, las leyes de la naturaleza  dejan de ser inexorables y se convierten  en  simples  probabilidades  estadísticas: ya  no es  imposible que al tirar una moneda al aire esta caiga hacia arriba. El  porqué  de las leyes de la naturaleza es tan incomprensible  que  el gran matemático Von Neumann, las  llamó  magia negra. Lo de negra, tal vez por  su carácter  oscuro y hasta odioso. El hecho  es  que la  física  cuántica  acepta  que existe una probabilidad finita aunque pequeña de que, según el citado Michio Kaku “incluso los sucesos más extraños y poco probables- tales  como despertarnos una mañana y encontrar nuestra cama  en mitad de la selva amazónica- sucedan realmente. Todos los sucesos, por muy extraños que sean son reducidos a probabilidades por la teoría cuántica”.
                                            
     Actualmente parecen haber  reencarnado algunos de los filósofos  pitagóricos y  platónicos, comoquiera que  matemáticos  brillantes  como René  Thom opinan que “  las estructuras matemáticas son anteriores a las cosas materiales” y  en el mismo sentido un físico y matemático de primera  línea como Roger Penrose dice sin rodeos como si fuese el mismo Platón : “ los objetos matemáticos tienen una existencia intemporal por si mismos…”. Y hay  números raros que parecen existir en otra  realidad   como el  famoso 137 que aparece misteriosamente en varios  cálculos fundamentales del electromagnetismo, la relatividad y la teoría  cuántica  de tal manera que si pudiera explicarse   se “ secarían todas la fuentes de perplejidad” según Heisenberg. Este número mágico obsesionó siempre  al gran físico  Wolgang Pauli hasta el día de su muerte  en la habitación  137   de una  clínica de  Zurich.           .
     
       En este punto  la ciencia parece volverse especulación pura que cada vez  se aleja más de la experiencia, que había  sido su más firme fundamento .Por puro  razonamiento matemático se ha llegado a descubrir  fenómenos naturales impensables. Dirac, por medio de escalofriantes ecuaciones que dejaron boquiabiertos a sus colegas sugirió  la existencia  de un nuevo tipo de partículas de la misma masa del electrón pero de carga opuesta  postulando  al  tiempo la idea de que el espacio no está realmente vacío, sino  repleto de  un mar infinito de electrones de masa  negativa ,algo  tan imposible  de concebir que  fue  prontamente  rechazado por los demás  físicos como “ el más  lamentable episodio  de la física  contemporánea”  en palabras  de  Heisenberg, al tiempo que Bohr se burlaba  de estas concepciones  comentando  que “ estas  ecuaciones  podrán  servir para adormecer elefantes “. Pero  en  1932 , Carl D. Anderson demostró  experimentalmente que Dirarc  tenía  razón pues  descubrió  los electrones de carga positiva a los que llamó “positrones “, aunque  su efecto sobre los elefantes  todavía no se ha demostrado. Otros  físicos  han seguido el mismo camino planteando  teóricamente  increíbles  fenómenos, cuya  exactitud  se ha confirmado  luego. Pauli, en 1931  dedujo la existencia  del neutrino, una fantasmal partícula  casi  sin masa y sin carga aunque luego se arrepintió creyendo  que  era totalmente indemostrable, lo que no resultó  cierto pues en 1956, Clyde Cowan y Frederick Reines, comprobaron su  existencia  y  Mel  Schwartz, en medio de las  lágrimas  de emoción  del público  anunció  en  1962 que existían varias clases de estas misteriosas partículas que actualmente  se pueden producir  en el laboratorio  .Por  ello  se justifica lo que dijo Einstein  :  “en cierto sentido es cierto que el pensamiento puro puede atrapar la realidad  como soñaron los antiguos”.
   
        La  física, ciencia  experimental  por excelencia, va  adquiriendo un carácter cada vez  más abstracto, de un grado de abstracción tal que parece perder contacto con el mundo real para desaparecer en las brumas de la más inconcebible metafísica, aunque los  científicos  más  cuerdos  exigen alguna comprobación  experimental de  las bizarras  especulaciones  matemáticas. Sin embargo,  es evidente que algunos de los modernos  sabios tienen exagerada confianza en lo que digan sus cálculos, especialmente  si ellos son  “ elegantes” y de una “belleza sublime” según decía Dirac  de sus ecuaciones  y todo ello  sin que importe mucho  lo inverosímil de sus  conclusiones . Por ello  podrían repetir  en coro lo mismo que exclamaban  con mística unción los antiguos  pitagóricos : ¡ Oh número,belleza del Universo, tu eres el padre de todos los dioses!
 
Aquí  hay  gato  encerrado

En los primeros  años del  siglo XX  se presenta un enigma:   la luz mostraba un comportamiento dual, unas  veces  como onda y  otra  como partícula .Los  fenómenos de difracción  e interferencia indicaban  claramente que la luz  consistía  en ondas electromagnéticas, es decir, que tiene  un indudable carácter ondulatorio .Pero, por  otra parte fenómenos como el efecto fotoeléctico solo se podían explicar adecuadamente si la luz era  considerada como un conjunto de paquetes  discretos ( cuantos ), o  fotones de energía  lumínica, es decir, si tiene un carácter corpuscular .
    
       En  1924 un joven aristócrata  francés,  el príncipe Louis de Broglie presentaba su tesis doctoral titulada  Investigaciones sobre la teoría cuántica  que estaba llena  de ideas verdaderamente  revolucionarias como la de que  el comportamiento dual conocido hasta entonces para la  radiación ( luz ) podía  ser  una característica  esencial de toda la materia, en particular  de los electrones. No había ninguna prueba experimental  de esta  hipótesis a la que De Broglie  fue  llevado por una “ penetrante intuición” como si fuera  un “ rayo  en el cielo” o  un “ pensamiento  feliz”  como decía Einstein quien abogó  en favor  del joven estudiante para que se le concediera  su doctorado  a pesar  de  lo  insólito  de sus tesis. En palabras del propio De Broglie “ Después  de que terminara  la Primera Guerra Mundial, pensé  en profundidad sobre los cuanta y el dualismo  onda- corpúsculo y fue  entonces  cuando tuve una súbita inspiración, el dualismo onda – corpúsculo  de Einstein  era un fenómeno absolutamente  general que se extendía  a toda la naturaleza  física", planteamiento  que  al  ser  comprobado más tarde  le hizo merecedor  del premio Nobel  de  1929.

       Más  adelante  estas  ideas  serían  la base  del  llamado Principio de  Complementariedad una  especie  de credo  científico formulado  por Bohr y Heisenberg según el cual  los constituyentes de la materia se comportan a veces como partículas de masa y a veces  como ondas insubstanciales, conceptos  que se  excluyen mutuamente pero que también se complementan . Estas ideas planteadas por Niels Bohr parecieran  reflejar la mentalidad  de un científico que  admiraba  los  conceptos  orientales   del  Yin y  el Yang y que  podía por tanto  aceptar las contradicciones para integrarlas  en una unidad superior. Bohr, contradictoriamente  decía  que su costumbre  de  colocar  herraduras  para la buena  suerte en las puertas  de su casa de campo era una majadería  en la que por supuesto no creía, pero que podía  funcionar  se  creyera o no en ella.

       Hay que tener  en cuenta  que los  físicos, al hablar de “ ondas” , se apartan del sentido común que postula  que debe haber algo que ondule : la cuerda de un piano, el agua o  el aire  en movimiento .Pero la noción de ondas de materia excluye por  definición todo medio con atributos materiales como  conductor o sustrato de la onda. Es decir, debemos imaginar la vibración de la cuerda pero sin la cuerda, la sonrisa del gato de Cheshire, pero sin el gato  según un famoso pasaje de Alicia  en el país de las maravillas de Lewis Carroll .Tal vez  podríamos  hacer una  analogía  con nuestros  contenidos  de conciencia, nuestros pensamientos  e imágenes  que parecen cosas bien etéreas, pero que de algún modo  están vinculadas  al cerebro material.
    
       Bohr, fue uno de los más  grandes  científicos de todos los tiempos y su influencia fue inmensa en el desarrollo de la nueva  física desde su instituto  en Copenhague. Quienes, como George Gamow  le  conocieron muy bien relatan muchas anécdotas  divertidas sobre este genio que no lo parecía, porque era notable la lentitud de su pensamiento y  comprensión, no sólo para los problemas  de la física, sino también para  resolver  crucigramas y para entender el argumento de las películas  del Oeste que eran sus preferidas .Constantemente interrumpía  a sus acompañantes   con gran molestia para el público con preguntas  como  esta : “  ¿es esta la hermana  del  cowboy que mató de un tiro  al indio que quiso robar un rebaño de ganado que pertenecía  a su cuñado?”. Y una noche, Bohr fue  sorprendido por los vigilantes, cuando escalaba la  fachada de un Banco para igualar la hazaña de  Cas Casimir, un joven físico  holandés muy hábil para ascender por las paredes  como  el hombre  araña.  Está  claro  que no solo los  fenómenos  atómicos  son  bien raros.

       El  hecho es que para Bohr el modelo del átomo- un núcleo en el centro alrededor del cual giran los electrones - es  solo “ una  analogía  poética” .Enunciar algo  sobre la estructura del átomo es algo “propiamente  imposible”. Y  este  fue, sin duda ,el más  grande aporte  del  sabio danés :  hay que aceptar  que los principios de la física cuántica, son irracionales desde el punto de vista de la mecánica  clásica y del sentido  común. El  sentido común, en efecto, tan útil  en la vida  diaria, es  poco confiable  en la ciencia pues  se basa  en nuestros sentidos que son muy limitados como bien lo sabemos y la ciencia nos lleva a terrenos  muy distantes de nuestra  experiencia cotidiana. Por  ello Bohr, quien primero vio este punto esencial con claridad, había  dicho expresamente  que una idea, para  ser considerada en la nueva  física, debe ser “suficientemente extraña”. En esta nueva perspectiva lo  acompañó, Heisenberg, otro  de los grandes  creadores de la  microfísica.

        Durante un  sueño, Heisenberg  tuvo la nítida  visión de enjambres  de electrones  que aparecían y  desaparecían en una frenética  danza, pero  su  concepción  fue  abstracta en grado  sumo y a  él se debe el famoso Principio de Incertidumbre según el cual no podemos saber  al  mismo tiempo la velocidad y la posición  exacta de un electrón según una compleja  formulación matemática que  otro gran sabio, Erwin Schrödinger calificó de “ álgebra  trascendental” que lo hizo sentir mal, “ desalentado, por no decir, asqueado”. Y en efecto, tan abstrusos son sus planteamientos  que otro gran físico , el Nobel Steven Weinberg, dice que “ nunca  he comprendido los motivos de Heisenberg para dar los pasos matemáticos que da ( en su artículo de 1925 )….En sus obras más  logradas, los  físicos  teóricos suelen adoptar uno de estos dos papeles: son sabios  o magos… no suele ser difícil entender los artículos de los físicos sabios, pero los de los físicos magos son a menudo incomprensibles. En este sentido el artículo de  Heisenberg de 1925 es  pura magia”
       
       A su vez, Heisenberg, decía  que los planteamientos de Schrödinger  le parecían “ repulsivos” por  su idea  de  hacer “ visualizables”  los  fenómenos  atómicos. Pero Max Born, astutamente, interpretó los fenómenos cuánticos  diciendo que   el asunto no es saber  dónde está  el  electrón, sino las probabilidades  de que esté  en alguna parte. Según  el  famoso  experimento de la doble  rendija, al lanzar un haz  de electrones a través de dos pequeños  agujeros, tras los cuales  hay  una placa  fotográfica  expuesta, en vez  de dos pequeñas  manchas encontramos una interferencia ondulante, lo que no debe ser así porque el electrón  es  una partícula puntual y no puede  atravesar  ambos agujeros  a la vez. Pero si consideramos  que lo que  atraviesa  las rendijas son “ondas  de probabilidad” de fotones individuales que interfieren consigo mismos, el asunto puede explicarse. O  eso es lo que  los  físicos  dicen creer.

           La  dualidad  onda – partícula, llamada “ extrañeza  cuántica”  ha desconcertado a los  científicos  durante  décadas y por  ello  muchos dicen que “ es  imposible de entender, imposible  de formular  en palabras, imposible de visualizar e  invalida cualquier percepción ordinaria… es realmente  incomprensible”. El gran  físico y Nobel Richard  Feynman, aunque  era un gran bromista hablaba  en serio cuando  les  decía  a sus alumnos que “ quien cree  comprender la física cuántica  es  porque  no la comprende “. Y  él  mismo fue  ejemplo de ello, pues  después de enseñarle sus famosos diagramas  a  Bohr, este  comentó  que  era “ un estúpido que no entendía  nada  de física cuántica”.

        Y una cosa bien extraña que es fundamental en la teorías de la microfísica  es la  superposición  cuántica, que implica que las partículas pueden estar  en diferentes  estados al mismo  tiempo,  en lugares diferentes , a velocidades y  spin  distintos, sin dejar  de ser las mismas , pero al medirlas solo puede obtenerse un resultado. Es  como si la misma persona pudiera  estar despierta, dormida, sentada, caminando, en su casa y en la oficina al mismo tiempo, pero que, al ser observada por un amigo, solo estará haciendo una sola de tales  cosas. No se conoce realmente el estado de una partícula hasta que se haya  hecho una observación. Las  partículas  existen en un estado ultramundano que es la suma de todos los estados posibles, hasta que se hace una medición. Por tanto, las partículas  no existen como tales, sino que simplemente  tienen “tendencia  a existir”. Son algo que surge de una extraña forma de realidad  física a medio camino entre posibilidad y realidad, entre  no existencia y  existencia. Las partículas  aisladas, por tanto, son  meras abstracciones que pueden ser  trasmutadas y cuyas propiedades  solo pueden entenderse en términos de su actividad, dentro de un contexto dinámico en términos de movimiento, interacción y transformación. Algo  muy  similar a lo que  Nagarjuna, filósofo  budista del siglo III había  dicho: las cosas  derivan su ser y su naturaleza de la dependencia mutua y no son nada  en sí mismas “.

       Una partícula  como  el electrón  no parece seguir  una  trayectoria definida. Todo  se diluye en un torbellino de eventos  fugaces y fantasmales. Las propiedades de las partículas subatómicas desafían de esta manera  la lógica  de la física  clásica y la del sentido  común. Una partícula está  aquí  y allí  a la vez, todas  están  en todas partes a la vez  entrelazadas con todo  .Nada está localizado en un punto definido…. cada partícula  tiene posibilidad de ser  hallada ¡en cualquier parte del universo!. Y cuando  se  crean partículas  entrelazadas, el par  comparte la función  de onda, pero cuando colapsa   la  de uno de ellos, también lo hará la función de onda  del otro, aunque  esas dos partículas estén separada por la anchura  de  todo el universo, según explican  los físicos  sin inmutarse.

       La  física clásica escrutaba la realidad como si fuera algo externo y objetivo buscando  explicaciones mecanicistas y deterministas. Pero la física  cuántica  es totalmente diferente pues trata los fenómenos  como un contiuum del que nuestra consciencia  no está separado;  por ello, al observar los  hechos, también los modificamos.”. El observador hace parte  del  experimento y es  quien” colapsa la función de onda”, es decir, actualiza una de las varias posibilidades, por lo cual más que un observador es un “ participante” según el  gran gurú  de la física  americana, John Archibald  Wheeler  quien llevó el  asunto al  extremo pues  según el” nada  existe hasta que es observado” . Por ello,  “ Según la interpretación  estricta de la teoría  cuántica, -explica  Kaku- la Luna antes de que sea observada ,no existe realmente tal como la conocemos…puede estar ,de hecho, en uno cualquiera de entre un número infinito de estados, incluyendo el estado de estar  en el  cielo, de estar explotando, o de no estar allí  en absoluto…”., concepción  que Einstein  discutía  con Bohr, cuando este le  gritó exasperado :¡ Tu no estás  pensando, simplemente  estás siendo  lógico !

       Durante unas vacaciones y  en medio de una excitante aventura  extramatrimonial  el  físico austríaco Erwin Schrödinger  se inspiró  tanto que formuló  su famosa ecuación que es la base  fundamental  de la  teoría  cuántica, y uno de los logros más  grandes de la ciencia, tanto que según su autor fue lo primero que  creó Dios y que “ luego  tomó como modelo y fue creando las cosas de acuerdo con  ella”. Y para ilustrar  esta concepción  a pesar  de que permite llegar a conclusiones absurdas, Schrödinger imaginó un gato encerrado en una caja  el cual puede morir si una partícula cargada  de radioactividad aleatoriamente  activa  un arma de fuego. Antes  de abrir la caja para observar el gato, este será descrito como la combinación de un gato muerto y un gato vivo, cosa que a pesar  de  ser ilógica puede sustentarse plenamente  según la física cuántica. De acuerdo con la  ecuación de onda  de Schrödinger, el universo continúa generando una infinita profusión de  posibilidades, pero el efecto de la percepción  es  inmediato ya que todos los componentes  de la función de onda desaparecen, menos uno, que es el que se convierte en realidad aunque nadie sabe por qué. Lo que existe antes  queda  relegado a la especulación metafísica .Sin embargo ,estas  ideas son tan extravagantes que  el propio Schrödinger dijo que “lamentaba  haber  tenido algo que ver  en esto” y es  natural por tanto que Bruce H. Lipton  sin  rodeos  diga que : El  Universo  cuántico  es una locura.

      Pero  hay otra interpretación  más  delirante  si se puede y que produce  verdadero  vértigo  : la  formulada  por  Hugh  Everett  según  el cual el universo se está dividiendo en cada momento en una infinidad  de mundos que contienen todas las posibilidades. Ahora  mismo  hay otros innumerables universos en los que yo mismo me encuentro en distintas situaciones y por tanto no hay superposición ni contradicciones  como las  de la interpretación  de Copenhague sustentada por  Bohr y  sus  seguidores. Todas las posibilidades son reales  y todas ocurren, no hay colapso de la función de onda .Todo lo posible existe ahora  mismo en incontables  universos paralelos  según  esta alucinante idea que, por fantástica que parezca, es considerada seriamente  por grandes  científicos  como  Hawking. Por  tanto, el gato de Schrödinger  estará  vivo en un mundo y  muerto en otro y  habrá algún universo  en el que  existan  elefantes  inteligentes  de color  rosado que comprendan las  ecuaciones  de  Dirac  sin dormirse.

 Se   evapora la materia

Hacia  1937 la materia  se había evaporado  en los laboratorios de  los  físicos.  Los  ladrillos  del mundo, es decir, los constituyentes  elementales de la materia (  electrones, protones , neutrones)  se comportan, como lo hemos dicho, como ondas  inmateriales y por ello Heisenberg  decía insistentemente  que  “ los  átomos  no son cosas”. Pero es Schrödinger quien da  el golpe más contundente al concepto de materia : “ el átomo moderno no consiste  en materia alguna, sino que es forma pura”  según  el Nobel austríaco. Por ello, Bachelard, importante filósofo de la ciencia censura duramente  “ el cosismo”  al tiempo que sintetiza estas ideas con una metáfora atrevida :  la substancia  es  la sombra de un número. El físico Hans Peter  Dürr  lo dice en forma  paradójica : “ La materia no está compuesta  de materia…. No hay  materia, así que he trabajado cincuenta  años en algo que no existe. Esta  fue  una experiencia asombrosa : aprender que aquello  de  cuya realidad todos están convencidos,¡ no existe!”

       Lord  Russell, tan  alérgico a  toda especulación  metafísica debe acudir a un lenguaje esotérico al tratar de explicar  lo que es la materia: “ El hombre corriente piensa que la materia  es  sólida, pero  el físico que es una onda  de probabilidad ondulando en la nada. Para  decirlo  brevemente, la materia  en un lugar  determinado  se define  como la probabilidad de ver  allí  un fantasma” .No había  mejor  forma de expresar  su perplejidad. Y para la relatividad la materia ya no se concibe  como algo  sólido y tangible como la perciben nuestros sentidos, sino como una inaudita concentración de energía según la única  fórmula  que ha cautivado al público: la einsteniana  e = mc2. , comprobada  una  y otra vez en centenares  de experimentos. Los átomos no son pequeñísimas  esferas, sino simplemente, para la concepción de  Einstein, “curvaturas  del espacio”, idea  que a un sabio como Tesla  le parecía  absurda pues” no hay nada que pueda curvarse”.

Fantasmagorías  de los  físicos
      
Y  hablando de fantasmas, los sabios se orientan  cada  vez  más  resueltamente hacia alguna forma de panpsiquismo.Ya  desde principios  del  siglo XX, Lenin, desde la perspectiva filosófica, advirtió  con claridad el peligro que las nuevas concepciones  de la física representaban para su tan querido materialismo decimonónico. Su preocupación se palpa en un libro documentado y profundo: Materialismo y  empiriocriticismo. Allí planteó este dilema premonitorio: “o  el materialismo  o la sustitución universal de lo psíquico, colocándolo como base de toda la naturaleza física”. Y  los sabios han escogido lo último, pues  como lo dijo Sir James  Jeans en frase  célebre: El mundo ya no se parece a una gran maquinaria sino a un gran pensamiento.
       Según  el  físico  Bernard d’Espagnet “  La doctrina de que el  mundo  está formado por objetos  cuya  existencia es independiente de la conciencia humana, se halla en conflicto con la física cuántica y con hechos  bien establecidos experimentalmente” .Casi  lo mismo  que  sostenía  el ultraidealista  filósofo  Geoge Berkeley para el cual “ ser es ser percibido” (ese est percipi ) La nueva  física sugiere  que la conciencia misma se mete en los  entresijos  del mundo físico al que de esta manera  parece afectar. Tanto  la materia  como el espacio se originan en  la conciencia. Por  el hecho  de observar  la lectura de un instrumento ,se produce algo misterioso, increíble :  el observador humano afecta la función  de onda, un cambio que llega instantáneamente a  todo el universo ;  no se puede  afirmar  realmente  que algo ha ocurrido hasta que  sea observado por   un ser  humano. Nuestras mentes  tienen el poder  de crear nuestra realidad  según esta fantástica idea. Como por arte de magia, ni más ni menos .Por  ello Jorge Luis  Borges  escribió  estas  lúcidas  palabras : “Admitamos  lo que  todos los idealistas admiten :  el carácter alucinatorio  del mundo. El mayor  hechicero- escribe memorablemente  Novalis- sería  el que hechizara hasta el punto  de  tomar  sus propias fantasmagorías por apariciones  autónomas ¿ no será  este nuestro caso ?”

       Los  campos  de probabilidad  no  materiales  del mundo cuántico se asimilan  mucho más a la naturaleza  de  nuestros pensamientos que a la de las cosas  materiales  que perciben nuestros sentidos, y  todo el orden visible  depende  de las reglas de su interferencia. Este es el cambio  más  revolucionario que ha  sufrido el pensamiento humano :  después  de siglos  de una visión puramente  mecanicista y materialista del mundo, de pronto  surge un estallido de concepciones  que  proclaman  la primacía de lo  mental. El  ya  citado H.P  Dürr, después  de mucho reflexionar, llegó  a la conclusión de que “ el fundamento de nuestra  realidad , no es la materia  sino algo espiritual que no es comprensible  en absoluto” y aunque  se declara  ateo  a la manera de los budistas ,agrega algo que a los físicos ortodoxos  les pondría los pelos de punta :”  es  posible identificar el  vínculo primigenio, la potencialidad de la  física cuántica con lo que nuestras religiones denominan espíritu o amor…” . Dürr  dice haberse inspirado en  un estado de profunda intuición y sensibilidad durante sus “diálogos amorosos”  con  Heisenberg.

     En  este orden de ideas, un  físico  destacado  como  Eddington  sin  rodeos  había declarado que  : “ La naturaleza del universo  es la de un pensamiento o sensación en una Mente  Universal….la sustancia del mundo es sustancia mental… la  idea de una Mente  Universal  o Logos, sería, creo yo, una inferencia plausible  del estado actual de la teoría  científica”  . Y  Jeans  por su parte  escribió : “ La  Mente ya no aparece como una intrusa  en el dominio  de la materia; estamos comenzando a sospechar que  más bien deberíamos  celebrarla como la creadora y  gobernadora del dominio de la materia…”

        Dirac  habló  sin inmutarse del “ libre  albedrío de los electrones” ; Eddington  acuñó   la expresión  “ materia  mental”  para explicar que el substrato de todas las cosas, incluso las de apariencia  más  material, es de naturaleza psíquica. Schrödinger no  se queda  atrás  e incursiona  en la  mística cuando postula  la existencia  de una sola mente y más  recientemente un académico como  I.J. Good  salió  con esta  enormidad :  la  materia  es  etérea y la mente  es roca  sólida. Freeman Dyson  otro  físico notable  tuvo  la audacia de decir que “ parece que la mente, manifiesta por la capacidad de hacer elecciones, es hasta cierto punto inherente a todo electrón “Y un físico intrépido  como Fred Alan Wolf puntualiza que  el objetivo tanto de la  ciencia  como de las antiguas  tradiciones es “ comprender  la transmutación sagrada de la mente  en materia”, al tiempo  que explica  que actualmente  tenemos  una visión nueva de la realidad, “ una visión  en que la realidad imaginal, subjetiva o  virtual de la ciencia y la realidad  física, exterior  u objetiva de la materia  están  vinculadas  entre sí inseparablemente…. La información ( la materia prima de lo imaginal )  no  sólo transforma  al mundo material, sino que se convierte  en él…. Teniendo en cuenta que tu conocimiento  depende  en último extremo  de la información que aceptas  como hechos  reales ¡eres  lo que  crees !”

       Es  apenas  natural que ante semejantes  audacias de grandes  sabios que  a pesar  de su  racionalismo científico a  veces parecen  delirar, filósofos conservadores ,escandalizados, se rasguen las vestiduras como hacían los fariseos  ante  una  blasfemia y los acusen  de  ignorancia filosófica. Pero pensadores  muy sagaces, aunque nada  heterodoxos, como  Johannes Hessen se ven obligados a  reconocer que”  es  posible  que  la materia sea voluntad o espíritu  creador…si intentamos determinar la materia  desmaterializada en su más íntima esencia, en su ser en sí, apenas  nos queda otra  salida que recurrir  al ser no material para  interpretar  el estrato más bajo del cosmos por uno más alto.” Sin rodeos: la realidad fundamental es de naturaleza  psíquica. Así lo vio también el sabio  jesuita Teilhard  de Chardin quien no dudó  en afirmar que “esencialmente cualquier  energía  es de naturaleza psíquica”, una  idea  bien  esotérica, sin duda.

       Estamos  pues, a un paso de  establecer  científicamente la unidad  de todas las cosas, tal como lo sostienen los místicos de todas las tradiciones,  incorporando incluso la conciencia  en las ecuaciones de la física. Así,  el  físico. C. F. von Weizsäcker  se preguntaba:” Podemos pensar  en una totalidad que cuente con nosotros entre sus componentes como totalidad? Hemos llegado al problema de la Unidad “;  y  el notable biólogo Bruce H.Lipton por su parte  opina que  “  los últimos avances  científicos nos proporcionan una visión del mundo no muy  distinta a las  de las primeras  civilizaciones en las que se creía que todos los componentes de  la naturaleza estaban dotados de espíritu” . Otra vez, magia.

Una  Cosmogonía   extraña

Hay  que  decirlo  de nuevo : no  siempre, ni siquiera  la mayoría de las  veces , el sentido común es  el mejor  criterio para aceptar  una teoría  científica . De hecho , lo  contrario parece más acorde con todos los grandes  avances  de la ciencia ;  es decir que esta, para  avanzar , tiene que negar  muchas veces lo que nos parece  al principio obvio  y  razonable  como lo demuestra  con  total  claridad  la teoría  geocéntrica  : durante  siglos  y de acuerdo con el  sistema de Ptolomeo, se aceptó  sin discusión lo más  evidente : que el Sol gira  en torno de la Tierra  pues  así lo vemos todos  los días  cuando se mueve  visiblemente en el cielo  de  Oriente  a  Occidente  .Pero  Copérnico planteó  precisamente lo  contrario :  es la Tierra quien gira  en torno del Sol . Esta concepción  que , como sabemos ,   no fue  del  agrado de los  teólogos de la época podía ser un gran peligro para quien  la sostuviera haciéndose  merecedor  de  las persecuciones de la Santa Inquisición, como le ocurrió luego  a Galileo. Bien se ha dicho que Copérnico obró  como todo  un terrorista suicida  : soltó  su bomba  antes  de morir pues  falleció precisamente  el mismo en día en  que recibió  el primer ejemplar de su libro  heterodoxo ” De las  revoluciones  de las  esferas  celestes”  recién salido  de la imprenta  el   24 de  mayo de  1543 . Más  tarde esta gran obra  mereció  el  honor  de  ser incluida  en  el índice  de  libros  prohibidos por la Iglesia, el mejor  estímulo para  estudiarlo.
     
        Claro  que  cualquier  teoría  o argumentación  debe someterse al  examen riguroso de los científicos  pues no basta que la  sostenga  alguien  destacado  como lo  demuestra  el caso  de Sir William  Herschel un eminente  astrónomo que  en el siglo XVIII, sostenía que  podía haber   criaturas  de apariencia humana habitando  el Sol. Según él, estarían protegidos por una  capa interior  de nubes aislantes; tales  seres  deben estar  bastante chamuscados  al soportar temperaturas  de 5.500 grados  centígrados, como sabemos  hoy. Esta, como  muchas  otras  ideas extravagantes  de muchos  científicos  no  son  ciencia  porque no hay  forma  de  demostrar  su falsedad y  por  ello no pasan de ser  simples  especulaciones  con frecuencia  alocadas.

        Pero la distinción  entre un planteamiento  genuinamente  científico y  una  especulación   arbitraria, no siempre  es  fácil y  a veces, lo que  en principio parece inaceptable, es  luego  demostrado. El propio Einstein había  escrito  un artículo en 1939 para  demostrar  que los agujeros  negros  no  pueden  existir  ;  pero hoy   su realidad  es  generalmente  aceptada. Por ello se  ha dicho que en la ciencia  debe aplazarse  el uso  de la palabra “ imposible”  y   que  sólo  debemos esperar  lo  inesperado.

        Actualmente  se acepta una  teoría  que al principio pareció  bien extraña : que hace unos 13.700 millones de  años  la parte  del universo que  podemos observar  tenía  tan  solo una  dimensión insignificante y que de un momento a otro  se produjo su expansión a gran velocidad. Idea  que  algunos  como Hoyle no aceptaron y más bien trataron de ridiculizar con el peyorativo nombre  de Big Bang, la  Gran  Explosión. Actualmente  cosmólogos como Hawking plantean que  dicho acontecimiento  fue  un suceso  cuántico y si  retrocedemos  lo suficiente el universo entero  tenía un tamaño  de una mil millonésima de billonésima de billonésima de centímetro. Las  fluctuaciones  cuánticas conducen  a la creación  de universos  diminutos  a partir  de la nada .Unos pocos  de ellos  alcanzan  un  tamaño  crítico, tras lo cual se expanden de manera inflacionaria, formando galaxias, estrellas y seres  como  nosotros.

       Pero hay algo  que  ahora sorprende  sobremanera  a  los científicos, algo  que  arriesga introducir  de nuevo por la puerta falsa la  inquietante concepción  metafísica  de  un Ser  Superior ,idea que parecía definitivamente  desterrada de  la ciencia  a pesar de que Newton la sostenía firmemente para explicar fenómenos  que de otra  manera  parecen incomprensibles desbordando de esta manera los límites y naturaleza del conocimiento científico. El propio Hawking, preocupado, lo dice: “ si no fuera por una serie de intrigantes coincidencias en los detalles precisos  de las leyes  físicas, no podría  haber  llegado a  existir la vida  tal como la  conocemos. Parece que nuestro universo y sus leyes han sido diseñados  con exquisita precisión para permitir nuestra  existencia. Eso no  es explicable fácilmente y suscita la pregunta natural de  por qué las cosas son así “En  efecto, si el Big Bang hubiera  sido por ejemplo una mil millonésima parte más  potente, se habría precipitado  a demasiada velocidad haciendo  imposible  el surgimiento de las  galaxias ; y si la fuerza nuclear decreciera solo un 2%, el  núcleo atómico no se sostendría  unido y el  hidrógeno  sería  el  único átomo del universo; si la fuerza  gravitatoria disminuyera  sólo un ápice, las  estrellas, el Sol  incluido, no tendrían  combustión; y si la carga del electrón, la masa del protón o la velocidad de la luz variaran tan solo una  diezmilésima, la vida  , tal como la conocemos, sería imposible y  así hay más  de  doscientos parámetros físicos tan exactos que  es  muy difícil  decir  que son  simple  casualidad ;como lo dice  el  físico Paul Davies “  parece difícil escapar a la conclusión de que el  estado actual del  Universo ha sido seleccionado de algún modo entre el enorme número de estados posibles, los cuales , excepto en una pequeña fracción infinitesimal, están  totalmente desordenados”…..” Si  el Universo  no es  más  que un accidente, la posibilidad de que contenga cualquier orden apreciable es ridículamente pequeña….”. Por ello, para  escapar  a  la  temible  metafísica  los científicos de orientación materialista  no  tienen más  remedio  que plantear ,en primer  lugar ,que  el Universo surgió  de la nada. Según dice  Leonard  Mlodinow “ muchos  físicos creen  que las fluctuaciones  de  vacío, uno  de los resultados  mejor  comprobados  de toda la ciencia  medidas  con precisión de  diez  decimales,” llevan a una predicción sorprendente :  el  Universo pudo haberse  generado espontáneamente de la nada…” Así  como  suena : ¡de la nada! ,  es  decir,  magia  , pero  sin mago, idea  que hubiera  hecho  estremecer  de horror  al  gran Parménides, padre de la metafísica occidental para  quien lo más  absurdo es  decir  que de la nada pueda surgir algo. Seguramente  hoy  les diría  a quienes sostienen esta  idea  lo mismo que  escribió, airado, hace 2.450  años : “ …. Legión de dementes, que son de acá para allá llevados .Para ellos la misma cosa y no la misma cosa parecen el ser y el no-ser …” Pero los  físicos, alucinados  con sus teorías, a la tradicional pregunta ¿ por qué  hay  algo en vez de nada?, tranquilamente  responden “ porque la nada  es inestable”, respuesta  que solo  satisface a algunos físicos , pues  al propio Wheeler no le gustaba la idea  de la autocreación del Universo. Hay  aquí un uso equívoco y  completamente  indebido de los conceptos. Lo que algunos físicos llaman tan despreocupadamente “ la nada”, realmente es algo, seguramente enigmático y de  potencialidad inimaginable, llámesele campo cuántico o  vacío  , pero es algo, no  nada. Por ello el filósofo  chino Chang Tsai  escribió “  cuando se  sabe que el gran vacío está  lleno de  ch’i,se da uno cuenta de que no existe tal cosa  como la nada”.

       Cabe preguntarse  en  seguimiento de los más  estrictos  principios  de la ciencia ¿ qué experimentos  confirman o  invalidan  semejante  idea? ¿ Es  más, puede seguir llamándose ciencia a especulaciones  que no pueden  ni  comprobarse ni  refutarse?
      
        Ahora  bien ¿cómo explicar la increíble y larguísima serie  de casualidades  sin las cuales  no podría  haber surgido la vida? Hoyle  había dicho que es tan probable que el origen de la vida pueda darse espontáneamente por interacción molecular  en el océano  primitivo como que un torbellino de viento produjese espontáneamente  un Boeing 747  a  partir de un depósito de chatarra , argumento que  Carl  Sagan no puede  refutar satisfactoriamente limitándose a sugerir que de pronto  una larga  evolución podría explicarlo .O Tal vez ,como lo plantea Hawking,  aceptando que hay  millones de millones  de millones de universos en alguno de los cuales  se dieron precisamente  y  solo por  casualidad  tales  condiciones extremadamente improbables. Somos , por tanto, el resultado   de infinidad  de increíbles  casualidades. Pero  esta  teoría, llamada  del multiverso, no  es  más  que una especulación ; no hay forma  de  invalidarla y por ello no es una idea  científica, aunque  haya científicos  que , desesperados, adhieran  a  ella  como tabla de salvación ante las  arremetidas  de la  metafísica  y  su inteligente divinidad  creadora.

      En realidad no sabemos de qué  está hecho  el Universo pues  el 96%  está compuesto de materia y energías oscuras y no tenemos  idea  de lo que  estas son .Según Hawking “ el Universo  tiene todas las historias posibles, cada una con su propia probabilidad “. Pero existen  además  otras  posibilidades pues  como lo ha planteado  Roger Penrose, aunque  generalmente  se  considera  sin  sentido preguntar qué pasó  antes del Big Bang, pues  con él   se originó también el tiempo y por tanto no pudo haber ningún antes, esto no prueba  que no puedan  existir ciclos alternados de  Expansión  y Contracción  ;  el Big Bang  puede  ser uno de tantos ciclos temporales que interminablemente se repiten en la  eternidad .”Lo cierto  es  que el enigma  del  universo  está  muy lejos  de  ser  dilucidado y por ello podemos decir  con los Vedas ,las  antiguas  escrituras de la India :

No existía algo, ni existía nada; El resplandeciente cielo no existía
;Ni la inmensa bóveda celeste se extendía  en lo alto…
¿Qué cubría  todo? ¿ que lo cobijaba?¿Qué lo ocultaba?
¿ Era  el abismo insondable de la aguas ?
No existía la muerte, pero nada había inmortal,
No existían  límites  entre el día y la noche.
Sólo   el Uno  respiraba inanimado y por  sí,
Pues ningún otro que él  jamás ha habido.
Reinaban las tinieblas, y todo  el principio  estaba  velado
en  oscuridad profunda; un océano sin luz;
El  germen  hasta  entonces oculto en la envoltura
Hace brotar una naturaleza  del férvido calor…
………………..
¿Quién  conoce el secreto’? ¿ Quién lo ha revelado?
¿De dónde , de donde ha surgido esta multiforme creación?
Los  Dioses mismos vinieron más tarde a la existencia.
¿ Quién sabe de dónde vino esta gran creación ?
Aquello de donde  toda esta  creación inmensa  ha procedido,
………………….
El más  elevando Vidente, en los más altos cielos, lo conoce,
O  quizá tampoco ni aun Él  lo sepa…

Tu  eras. Y  cuando  la llama subterránea
Rompa  su prisión  y devore la forma,
Todavía  serás  Tu, como  eras  antes,
Sin  sufrir  cambio alguno, cuando el tiempo no exista.
¡ Oh  mente  infinita, divina  Eternidad ¡!


La  Muerte  de  Descartes

Descartes, a  quien  con razón  se ha llamado “ el padre de la filosofía  moderna” , murió en manos de un médico que lo odiaba , según la viperina lengua  de Voltaire. Pero su espíritu que  demandaba ardorosamente  ideas  claras y distintas  como criterio de verdad, sobrevivió muchos años  .Como matemático  que era buscaba una verdad inmune a todas las  fluctuaciones de las apariencias y opiniones y a las ideas  confusas  e imprecisas ; y esta  certeza matemática  fue  la máxima  aspiración de los pensadores modernos  guiados por  el  genio  francés.

       Descartes  era  desconfiado y por eso hizo de la duda metódica la parte fundamental de su método filosófico. Por ello se preguntaba ¿y si el mundo existiera  solo  en mi imaginación?  Lo que percibo  ¿no podría  ser obra de un genio malévolo que me hace creer que existe lo que aparece  en mi mente?; ¿ la  realidad  es  algo más  de lo que aparece  en nuestros  sentidos ? Y en la  búsqueda  de la  certeza absoluta, Descartes  tuvo una iluminación  : si dudo pienso  y no puedo pensar  sin que exista  ( Cogito,ergo sum) ,y fue  tan  grande su emoción por  este  descubrimiento  que prometió  ir  en peregrinación de acción de gracias  ante  el santuario de la Virgen de Loreto en  Italia, como efectivamente  lo  hizo.

       Pero desde mediados del siglo XIX , los supremos ideales  cartesianos empezaron  a  tambalear:  las matemáticas, modelo acabado de claridad, racionalidad y certeza, se  fueron convirtiendo en  algo cada vez más  heterodoxo .Surgieron por entonces  geometrías exóticas que  parten de principios  diferentes  a los tradicionales de la geometría de  Euclides, que era poco menos  que un culto : las  del Riemann, Lovachetsky y  Bolyai entre otros .Y según las matemáticas transfinitas de George Cantor, el todo no es mayor que las partes . De pensar en cosas como estas  y  debido al rechazo a  tan extrañas  ideas, este  gran matemático  murió  loco ; Poincaré  llegó  a decir que su teoría de los números transfinitos “ “era una enfermedad”  y otros  lo acusaron de   “renegado “y de “ corruptor de la juventud”, pero Cantor  insistía en que Dios  le hablaba para que hiciera” una matemática para la teología “ . Hoy sus aportes  se consideran  fundamentales. Y  mejor no hablar de las supersimetrias de las teorías de supercuerdas , cálculos  enloquecedores  que  violan casi todo lo que se sabe  de matemáticas.

       Con preocupación muchos han visto que este  ideal  cartesiano de  claridad   se pone  en tela de juicio  y se debilita cada vez  más. La crisis  fue planteada  inicialmente ,como viene de decirse, en el campo menos esperado, con ideas  que  no solo se apartaron  de los conceptos matemáticos tradicionales  sino que revisaron   todos las doctrinas  fundamentales  del  número, continuo, infinito, espacio, etc , al tiempo que se creaban construcciones que parecieron artificiosas  e  inútiles pero que luego se revelaron como muy idóneas para la explicación científica  de la realidad  material .Con orgullo  el  matemático húngaro  Jánes Bolyai  decía  que con su geometría “ había creado de la nada un nuevo universo”. Y  actualmente  se acepta  a  la luz del teorema de Gödel que no es posible pensar en un mundo no contradictorio o internamente consistente. Los sistemas matemáticos incluyen ciertas  afirmaciones aceptadas  como verdad, pero que no pueden ser probadas. Su incompletud es el destino de todo sistema lógico, no puede haber un sistema que pueda explicarlo todo.

      El templo  de la claridad y de la certidumbre se ha desplomado sobre los sacerdotes del racionalismo  cartesiano. La dualidad onda-partícula que como hemos dicho es el punto esencial de la teoría cuántica no tiene nada de clara, ni siquiera de lógica “ En realidad es más bien bastante turbia y desordenada y  ello ha obligado a los físicos a  aceptar nuevos modos de percibir la realidad física”  según  Gary Zukav  .Lo racional ya no tiene  el mismo sentido que tenía para Descartes…. “ Lo racional se ha ampliado hasta incluir algo que era “ insensatez” o cuando menos  paradójico”  dice Zukav en su famosa obra  La Danza de los Maestros de  Wu Li  que  muchos físicos critican por sus comparaciones  con el misticismo oriental pero sin negar que la información que contiene  es  correcta .Las  teorías  que  ahora sustentan los físicos  no solo parecen en gran medida desconcertantes, sino que  desafiando la lógica corriente,  rayan  francamente  en lo   absurdo : ¿cómo imaginar siquiera que el inmenso Universo  se originó, según la teoría del  Big Bang en un punto de dimensiones  insignificantes, prácticamente  imaginario y que allí estaba contenida  toda la información necesaria para construir  todas las galaxias y estrellas, todos los planetas y la vida  misma  con su increíble complejidad  ? ¿y  como se atreven grandes  cosmólogos  como Hawking a  asegurar que   el Universo surgió  de la nada  según lo hemos dicho ? Los  desafíos a la  lógica  de la física moderna  parecen no tener  término ni límite en un mundo surrealista en el que ocurren sucesos sin causa, pues las partículas subatómicas  tienen la mágica propiedad de surgir de la nada. Y  ¿cómo  concebir  las proezas  de un  electrón que, sin dividirse ,puede pasar al mismo tiempo  a través  de dos agujeros  separados o ir de una órbita  a otra sin cruzar el espacio intermedio? ¿ no suena  a  locura afirmar que una partícula subatómica pueda modificar acontecimientos  ya  sucedidos según los experimentos de Anton  Zeilinger  de la Universidad de Viena ?¿ Cómo es posible que pueda creerse en la existencia de partículas  como los tachyones que llevan información de hechos que aún no han ocurrido?  ¿Cómo  entender  la formidable  rareza de que algo pueda estar  en dos lugares al mismo tiempo?; con razón el físico Jeffrey  Santinover  comenta  : “ Yo creo que mucha gente pensará que los científicos nos hemos vuelto locos; pero la realidad es así y es algo que todavía no podemos explicar “ . Y ¿qué lógica tiene decir que cada partícula ayuda a generar otras partículas, que a su vez la generan a ella ? ¿Cómo puede una partícula  como el positrón  retroceder en el tiempo y como puede  ser  que  todo en el universo esté  interrelacionado según una   idea  que como dijo  B. Russell ,“ huele a  astrología”?.  Según los físicos, un Universo  en el cual los efectos son anteriores a las causas  es posible. Y  según muchos  científicos el futuro no es algo que aún no existe ni el pasado algo que haya dejado de existir. Según  el famoso cosmólogo Fred  Hoyle, considerado excéntrico pero jamás incompetente, “ nuestra  conducta puede ser inducida inconscientemente mediante  señales cuánticas provenientes del porvenir”; más  aún este sería  el mecanismo más probable por  medio del cual “ La  Superinteligencia cósmica “ programa el presente desde lo que él  denomina  “ el infinito futuro”.

       Como  decía el  Nobel Steven   Weinberg  la física  teórica “se está pareciendo cada  vez  más  a la ciencia – ficción”. Y precisamente  uno de los temas favoritos de los escritores  de  ciencia- ficción  es el de los viajes  en el tiempo  que físicos  como Paul Davies consideran posibles .Pero que  esto ocurra  de verdad  lo discute  Hawking porque si  así pasara  estaríamos  invadidos por hordas  de  turistas  provenientes  de   nuestro futuro. ¿ o será  que no tenemos  futuro ?

     Con los conceptos de la teoría  cuántica el concepto de realidad sufre una profunda  modificación pues ya no  puede aceptarse la tajante  separación cartesiana entre la cosa pensante ( res cogitans )  y la cosa extensa ( res  extensa ), pues el universo es un todo en el que lo subjetivo y lo objetivo no se pueden disociar radicalmente. Todo experimento es un acto material y simultáneamente un acto de percepción. El  concepto de objeto ya no puede emplearse sin referencia al sujeto de  conocimiento.

      En  definitiva y  en lo más profundo tenemos  que aceptar  que  la realidad  es incomprensible porque estando relacionados todos  los fenómenos naturales unos  con otros, para  poder  explicar  cualquiera de ellos sería  indispensable  comprender  todos los demás , lo que  es  imposible para el ser humano  en el estado  actual de la ciencia .Todo conspira  en contra  de las  ideas  claras  y distintas  de Descartes, que  en paz  descanse.

Ciencia  o  Vudú

En  su libro  Ciencia  o Vudú,  el físico Robert L. Park  se preguntaba :¿ Acaso  los científicos hemos  difundido el mensaje  de que el Universo  es  tan  extraño que en él  todo  es posible ?.La  repuesta parece ser un si rotundo. El propio Einstein  decía, asombrado:”  si una idea no parece absurda de entrada ,pocas  esperanzas  hay para ella…”

     En sus comienzos, comenta el citado autor, se pensaba  que la ciencia liberaría  al mundo  de la superstición”. Pero no ha ocurrido así. Las antiguas  creencias  en los demonios ( o espíritus, anotamos ) y  la magia siguen recorriendo el paisaje actual ahora vestidas con el lenguaje y los  símbolos de la ciencia”. Además, las  palabras de los científicos suelen estar tan cargadas de  matices que  es inevitable pensar que nada  se sabe con seguridad sobre nada. La ciencia no ha progresado  sino que se ha transmutado y  nunca la razón había hecho un esfuerzo más grande para  ir más  allá  de si misma.
       
       Es una extraña paradoja : la física cuántica, pese a su rigor matemático, es una ciencia envuelta en el misterio; es tan extraña que un gran físico como Richard Feynman les  decía  a sus estudiantes : “…. Espero que  ustedes  puedan aceptar a la naturaleza tal como es: absurda “.
      
       Un  físico  heterodoxo  si los hay,  Nassim  Harameinn  muestra  su extrañeza en estos  términos : “ En el modelo estándar de la teoría  cuántica no se afronta el origen de la energía, es como magia :  el átomo gira por un acto de magia y produce un campo magnético por magia….”.La física cuántica que estudia el fundamento mismo de la realidad ya no parece distinguirse del realismo mágico de García Márquez para quien “la primera condición del realismo mágico, como su nombre lo indica, es que sea un hecho rigurosamente cierto que, sin embargo, parece fantástico”.

        Los grandes científicos  de la naturaleza parecen  competir  en formular teorías  y especulaciones insólitas. J.A.Wheeler, un físico visionario, hablaba de fluctuaciones  del espacio y de un número infinito de dimensiones y Hoyle  denunciaba la falta de imaginación de los autores  de ciencia- ficción al sugerir que los cuerpos  estelares pueden tener  conciencia. Alan Guth, ante el escándalo de todos, dijo que  en teoría podríamos crear un “universo bebé “ en el laboratorio, aunque se necesitan descomunales  cantidades de energía .Hoy  existe  un reconocimiento creciente de que el Universo puede existir realmente en un espacio de dimensiones  superiores, siendo esta teoría  del hiperespacio capaz  de unificar” con mucha elegancia “ todas las leyes  conocidas de la naturaleza en una sola teoría. Es  el Santo Grial  de la física, pero lo que puede ser  esta  realidad nadie puede concebirlo , ni  imaginarlo, mucho menos  visualizarlo; es menos posible que una Quimera o un Centauro, decía  el matemático John Wallis .

         Estas nuevas  y  atrevidas teorías construyen la propia materia a partir de la geometría. La partícula no es un punto sino una cuerda vibrante que solo puede vibrar en 10 y 26  dimensiones. Cada modo de vibración representa una resonancia o partícula distinta, siendo esta una teoría que lleva a una concepción global de la materia-energía y del espacio-tiempo. Así,  se simplifican las leyes de la física en dimensiones más altas. Pero  el problema es que existen millones y millones de soluciones  que  describen universos que no se parecen  en nada al nuestro y según M.Kaku “nadie  es suficientemente inteligente para resolver  la teoría de campos de cuerdas”.
        
       Erwin Laszlo, gran intelectual y científico húngaro pregona  una teoría  muy cercana a la tradicional sostenida por el ocultismo: la de los registros  akásicos, pues  según él, un factor fundamental del Universo  son los campos de información. Todo lo que alguna vez  ha ocurrido en el mundo está  registrado en un depósito de  información ultradimensional “ increíblemente  grande pero al mismo tiempo infinitamente pequeño”. La información sería una característica real y efectiva del Universo y se extiende más allá de todas las mentes. El Universo no sólo está hecho de cuerdas vibrantes, sino también por la  unión de campos continuos que llevan información. Por tanto,  es un Universo  lleno de significado. Ya es un alivio creer que más allá  de los absurdos de las ideas  científicas, todo esto  pueda tener algún sentido ,más allá de sus  aparentes  desvaríos.

      Es natural preguntarse  hasta donde llegarán los delirios lúcidos de los científicos. Ante muchas de sus increíbles  afirmaciones  , la telepatía, la clarividencia, la  telequinesis, los viajes  de la conciencia  ,las otras realidades y seres de mundos interpenetrantes y  demás  fenómenos paranormales resultan  más bien prosaicos  y las concepciones  esotéricas  parecen más bien obvias. Porque como lo dijo H.P Blavatsky oráculo supremo del moderno ocultismo: La verdad  es  mucho más  extraña  que la ficción .

        Es un hecho que las  revolucionarias ideas  de la física han tenido gran impacto  en las concepciones   del movimiento New Age, que  a pesar  de ser recusado como fantasioso y superficial no deja de tener  apoyo  en  tales  ideas   especialmente  en  su  concepción central : la unidad de todas las cosas y  la naturaleza  psíquica  de la realidad que por tanto  puede ser  creada por nuestro pensamiento. Los seguidores de la  Meditación Trascendental incluso  presentan  las ecuaciones que describen la supergravedad  indicando que  sus  términos corresponden  a  fenómenos  como “ el amor”,la armonía” o “la fraternidad. La idea  básica detrás de todo esto- dice Bárbara Marciniak- supuestamente  inspirada por seres de Las Pléyades- es que podéis crear  todo aquello  que  penséis “y según la sanadora psíquica Gloria Chadwick, “ todas las vidas pasadas, presentes y futuras están teniendo lugar  simultáneamente, cada una influenciando y afectando a la otra “. Y El médico Deepak  Chopra-, gran gurú de las nuevas  ideas, - y a quien sus contradictores  han  calificado  como “ charlatán cuántico” por sus constantes  alusiones a la física cuántica  afirma que estar sano es una decisión y que incluso podemos, si lo deseamos de verdad, dejar de envejecer .Y un reconocido  maestro  de la  Nueva Era,  Leonard  Orr se atreve  a  decir lo que  parece la locura  total : que gracias  a nuestros poderes, podemos  ser inmortales  . Magia de  grado  superlativo.

         Por  esto tiene  razón  el Nobel  León Lederman   cuando advierte con preocupación, el riesgo de caer en la irracionalidad  con el argumento de  que” si la teoría  cuántica  es fantasmagórica ¿ por qué  no aceptar  otras  materias  extrañas también  como hechos  científicos ?”. Esto  es precisamente lo que está  ocurriendo porque ya no se  pueden  invocar  ideas claras y distintas como criterio de  verdad ni mucho menos al sentido común  que yace en el ataúd  fabricado por los científicos.

El  esoterismo   de los sabios

El pensamiento de los  científicos  es cada vez más esotérico  (peligrosamente esotérico, decía Toynbee ), es decir, secreto, misterioso, reservado  solo a unos cuantos iniciados ,únicos capaces de comprender  el lenguaje simbólico de textos crípticos verdaderamente herméticos. Y también es esotérico- por qué no decirlo – por  su asombrosa coincidencia con las antiquísimas  doctrinas del  hinduismo, de los yoguis  y budistas, de los taoístas y  de los  alquimistas, cabalistas  , rosacruces y teósofos que plantean  al  unísono como punto central de sus enseñanzas, la unidad de todas las cosas y su íntima naturaleza psíquica .Así quedó  explicado por Fritjof Capra  en un libro que hizo época : El Tao de la Física, que contiene revelaciones  extraordinarias sobre tales coincidencias, aunque  sus contradictores  digan  que se trata  de una versión “ hippie”  de la física. No pensó lo mismo Heisenberg, quien lo consideró  “ un  enriquecimiento intelectual” ,pues  era  muy consciente de los paralelismos  entre la física y el misticismo; incluso  le  comentó  a Capra que  en la India había hablado mucho con Tagore sobre la filosofía india , llegando a la conclusión de que las   ideas  de la nueva física  “en definitiva no eran tan locas”.
      
       Hermes Trismegisto, instructor legendario del antiguo Egipto sentó este principio fundamental de las doctrinas ocultistas : “ el Todo está  en todo, la mente del Todo   es la matriz  del  Cosmos”   y yogui Ramacharaka, un autor moderno de singular claridad  expuso en su obra Curso  adelantado sobre filosofía yogui y ocultismo oriental, lo siguiente : “ La  materia  es una densa  modalidad de la energía que, a su vez, es una densa modalidad de la mente, de modo que la materia  ultérrimamente sutilizada  es  energía y la energía ultérrimamente  sutilizada  es  mente, y la mente   en máximo grado de  sutilización  se acerca tanto al Espíritu, que no es  posible señalar límite  entre  ambos”.

       Por  tanto, hablar de Espíritu ya no parece una fantasía  mística. Si la materia  es de naturaleza mental y si solo existe una mente  como plantea Schrödinger, y si esta  en definitiva  es  Espíritu, ya hemos  encontrado el hilo conductor con el cual zurcir firmemente la ciencia  con la filosofía y ambas  con la religión depurada  de  sus  dogmas y mitos, gran síntesis que constituye la tarea  más formidable  del pensamiento humano  en  este milenio. López  de Mesa  lo había anticipado con palabras clarividentes: “Después  de este período de análisis, el ciclo humano podrá  cerrarse con prodigiosos  recursos donde lo abrieron hace más de cuarenta siglos los sabios de  Egipto y de la Caldea .Volveremos a interrogar a la naturaleza en busca de su arcano. Serán muy bellos esos días”.
      
       Con  sus atrevidas concepciones  la  nueva física permite desplegar  una gran creatividad, aunque saber demasiado, según advertía Pauli hablando de sí mismo, la podría  anular. Y  también , por  supuesto, las nuevas  concepciones  podrían  ayudar  a  comprender  algunos de los fenómenos  extraños  de la mente que ahora parecen imposibles  como la  anticipación  del futuro y los poderes psíquicos  sobre la materia , como la capacidad que tenía  Pauli  de averiar con su  sola presencia  los  equipos de los laboratorios de física, a los que  por  ello  finalmente  le se prohibió  el acceso  .
      
       Una  cosa  es cierta: la nueva  física  nos ha librado del aburrimiento porque  es una caja de sorpresas inagotable. Y si Russell  se libró  del suicidio gracias  a su pasión por las matemáticas  según él mismo lo refiere, las ideas  de los actuales físicos serán para muchas permanentes fuentes de asombro e inspiración. Pero debemos  tener cautela y  seguir  el consejo de Feynman :” Hay  que aprender  a dudar de los expertos…. Hay que transmitir, junto a la sabiduría  acumulada, la sabiduría de que quizá no sea tal sabiduría…”.

 El misticismo  cuántico

A pesar  de  que  lógicamente parece  inevitable arribar,  a partir de  muchas  concepciones  de la  ciencia  a   ideas  metafísicas con fuerte contenido  místico, la  mayoría  de los  físicos  corrientes  evaden como si fuera la peste  tales especulaciones  que conducen  no sólo a la metafísica sino también ¡ horror !,  a la religión. Feynman  decía que  “ su  médico le había prohibido especular sobre asuntos metafísicos “.Pero Michio  Kaku observa que  “cuando se  trata  de cuestiones filosóficas peliagudas tales como el papel de la conciencia en la realización de una medida cuántica ,la mayoría de los físicos  se encogen de hombros, pero los más  grandes  físicos   si se molestaron por estas cuestiones y reflexionaron largamente  sobre  ellas” y los más  consecuentes tienen que aceptar que “ la ciencia también habla en parábolas y que ha perdido  su preeminencia” en palabras de Hans Peter Dürr, destacado físico amigo personal de Heisenberg. Para él, la “realidad  es una estructura  relacional inmaterial”  y los experimentos cuánticos  demuestran no  sólo la no localidad, sino también la existencia de un ámbito  trascendente de realidad más allá del  espacio-tiempo material según otro físico- filósofo, Amit Goswami. Esto  se sitúa en contradicción directa con el supuesto de un único mundo material del realismo materialista y  “ apoya  directamente la idea  de trascendencia   que encontramos en todas las tradiciones  espirituales,” según  el  citado físico  que  argumenta  además  que en la cosmología cuántica” el Universo  es  creado  como una probabilidad cuántica y  es necesaria la consciencia para transformar  la probabilidad en  realidad”, es decir, una  Consciencia  Cósmica  .Goswami  considera por tanto  que el dualismo se resuelve  al final en un monismo  basado  en la conciencia y por tanto puede hablarse de “ establecer la ciencia dentro de la conciencia como el nuevo paradigma  científico”.También el Nobel  Eugene Wigner  había planteado que” la teoría cuántica prueba la existencia de algún tipo de consciencia universal” Por su parte el destacado  biólogo Robert Lanza al sostener su  tesis  del biocentrismo afirma que “ La vida y la consciencia son absolutamente fundamentales para poder comprender el universo”, idea  que concuerda con la más  arcaicas concepciones  esotéricas.” No hay espíritu sin materia que lo envuelva ni materia que no esté animada por el espíritu…toda  realidad dimana de la conciencia que entraña lo potencial y lo actual y se llama  conciencia absoluta. Es el Todo ,lo Eterno, lo Infinito, lo Inmutable .La  conciencia de todas las cosas existentes  en el tiempo y en el espacio es la Conciencia Universal, el Uno, llamado por los hinduistas el  Saguna Brahman ( El Eterno con atributos ) y Pratyag-Atma ( Yo interno )”,  explica  Annie Besant, una de las  más  destacadas divulgadoras  de las  tradiciones  esotéricas.
       
       Schrödinger , el genial  físico que asestó el golpe  más  contundente  al concepto de materia, sintió “terror y alborozo”  ante lo que había hecho. Las partículas elementales, habían perdido su identidad, no consisten  en  materia alguna, sino que son forma  pura, la materia es un espejismo ,ilusión, el velo de Maya  de la filosofía  hindú “ Obviamente  sólo queda una opción, o sea la unificación de las mentes  o conciencias. Su  multiplicidad  no es sino una apariencia, en verdad solo hay una mente. Esta es la doctrina de los Upanishads….”, dijo. Y  en su  conferencia de  1956  del Trinity  College, en  Oxford concluye :” …la teoría  física  en su etapa  actual  sugiere poderosamente  que la  mente  es  indestructible  por obra  del tiempo…” Por  su parte, Planck había  dicho “ El hecho de que las leyes naturales evidencien una razón apunta a una Razón superior que las ha creado”; Bohr  decía “que se sentía indisolublemente unido al Universo”, siendo un místico a su manera y Einstein hablaba de su “religiosidad  cósmica” .También Heisenberg pensaba  en forma  similar.Y hasta el campeón del agnosticismo  más radical, Bertrand  Russell, escribió  en  su Autobiografía : “ Nada puede llenar  el corazón humano, si no es la intensidad más alta del tipo de amor que predican los Maestros religiosos”

       Un  científico  creativo y  heterodoxo, cuyos libros  merecerían  ser  arrojados a la hoguera  según la  revista  científica  Nature, Rupert Sheldrake, se plantea  esta idea  mística :” ¿Y si todo en el Universo  estuviese lleno de conciencia  en lugar de ser simplemente materia inanimada?... no existe ninguna  razón científica para negar la conciencia  en la totalidad de la naturaleza. Es simplemente un hábito de pensamiento que procede de una mentalidad muy cerrada  y limitada….la ciencia lo superará  tarde o temprano, lo que no se  es cuando…”

       Más recientemente el astrofísico Bernard Haisch aboga por una” espiritualidad  racional”, una visión del mundo que puede aportar  sentido y propósito a los seres humanos. Es así  como considera  acertado  el concepto de Platón de un plano de formas, o ideas  como progenitoras  del mundo de la materia. La Consciencia es en última instancia  el origen de la materia, de la energía y de las leyes naturales en  este Universo y  de todos lo demás que pueda existir. “ La búsqueda de la experiencia por medio de la vida  física  es la manera que tiene la mente infinita  de hacer realidad su potencial infinito… esto es algo que  según Haisch  tiene  una “  hermosa  racionalidad” ;  “porque  cada uno de nosotros somos  manifestaciones individualizadas  de una Consciencia infinita.”
       Haisch  rechaza  el  modelo fundamentalista de la ciencia y considera irracional  y dogmático afirmar que la investigación del mundo físico descarta la realidad  espiritual. Propone  también  una complementariedad semejante a la  de onda- partícula  entre la  religión y la ciencia. Ya Dürr había  dicho  :” La  ciencia  se encuentra en una situación semejante a la de las religiones, de tal manera que sólo es posible comprenderla mediante  metáforas”.

       En  años pasados ha venido surgiendo una nueva mentalidad  científica  conocida  como Tercera  Cultura  que pretende  recuperar para la ciencia  el sentido de trascendencia. A  ella han pertenecido hombres de la talla de  Murray Gell- Mann, Martin Rees, Stephen Jay Gould, Roger Penrose , Alan Guth  y Paul Davies y  el esfuerzo  de todos  estos  grandes  científicos y pensadores permitirá  la grandiosa  síntesis que permita  superar el hondo abismo que existe  entre la visión surrealista de los sabios y las  del resto de la sociedad que  sigue pensando con  las  categorías  mentales  del siglo XIX. Sin embargo, muchas  de las ideas  más avanzadas de los físicos parecen, ciertamente ,  como hemos  visto ,delirantes y hasta demenciales  pues  si   tipificamos la locura  como la  pérdida de  contacto  con la realidad,  los sabios parecen muchas veces locos de remate .Pero ¿ cuál  es la realidad ?

       Probablemente  los sabios no han perdido la razón : la  han trascendido.

























BIBLIOGRAFÍA

CAPRA FRITJOF,  El  Tao  de la  física. Luis  Cárcamo  editor, Madrid  , 1987
DAVIES   PAUL  “ Dios  y  la  Nueva  Física”- biblioteca científica  Salvat, Barcelona , 1986
DÜRR  HANS  PETER,  Espíritu ,Cosmos  y Física, Panamericana, Bogotá,2013
GAMOW  GEORGE  “ Biografía de  la  física “,Salvat, editores, Barcelona, 1971
HAISCH  BERNARD   “ La  Teoría  de Dios “,Gaia  ediciones, Madrid, 2007
HAWKING  STEPHEN  El Gran  Diseño ,ed. Planeta, Bogotá, 2010
 KAKU MICHIO,  Hiperespacio, ed. Crítica, Barcelona,1996
KOESTLER ARTHUR, Las raíces del azar, ed. Kairós,Barcelona,1974
LEDERMAN  LEON  La Partícula  Divina, ed. Crítica, Barcelona,1996
PARK ROBERT L.  Ciencia  o  Vudú, ed. Grijalbo Mondadori, Barcelona, 2001
SAGAN CARL  La Diversidad de la Ciencia,Planeta ,Bogotá, 2007
TALBOT, MICHAEL   Misticismo y  Física   Moderna , ed. Kairós,Barcelona , 1990
WOLF FRED ALAN  “ La  Mente  en la  Materia” , Ed. Gaia, Madrid , 2007
ZUKAV  GARY   “ La  Danza  de los  Maestros  del Wu  Li ,  Plaza Janés,Barcelona , 1991





     


No hay comentarios:

Publicar un comentario